El 29 de julio de 1525, fue fundada Santa Marta por el conquistador español Rodrigo de Bastidas, quien al poner pie en la orilla de la bahía de Gaira decidió bautizarla como Santa Marta, en homenaje a la patrona de Sevilla, España, quien cumple ese mismo día.  Al colonizar la población, Bastidas trajo consigo un grupo de parejas casadas para que habitaran en la zona junto con las etnias que ya permanecían asentadas en el territorio: Kogui, Arhuacos, Chimila y Malebúes.

Santa Marta, una ciudad con historia

Esta hermosa urbe, bañada por las aguas del mar, es la ciudad más antigua de Colombia y la segunda en Sudamérica, lo que le ofrece un valor agregado a esta importante población, cuyo slogan turístico es ‘la magia de tenerlo todo’.

La bahía más bella de América se encuentra situada sobre el mar Caribe  en las estribaciones de la Sierra Nevada, uno de los sitios más visitados por los turistas en la actualidad. La ciudad se encuentra rodeada de más de 100 balnearios, además de la famosa Quinta de San Pedro Alejandrino, lugar donde falleció el Libertador Simón Bolívar.

La capital del Magdalena se caracteriza por ser rica en su flora y fauna debido a estar rodeada de una gran vegetación en sus parques naturales.

Gastronomía

Al estar ubicada en la región Caribe, Santa Marta está cubierta de un sinnúmero productos sembrados localmente, lo cual le permite crear variedad de platos típicos dentro de los que podemos destacar el Cayeye, que se hace a base de plátano verde y el popular ahogado (cebolla y tomate); además del pescado en todas sus variantes.