El nombre lo puso su autora, Mendía. Tal como explica ella, una tarta sencilla, de esas que tienen apariencia y sabor de postre casero, de las que la receta viene escrita a mano en una libreta, sin nombre. Por eso era…“la de los domingos”.

TARTA DE LOS DOMINGOS
De Mendia: blog, Jugando en mi cocina

Ingredientes:

Galletas normales.

Crema pastelera
500gr de leche
80 gr de azúcar
40 gr de maicena
3 huevos
1 cucharadita de azúcar vainillado

Nata montada
500 g. de nata para montar muy fría
70 g. de azúcar glas
Una cucharada sopera de queso crema  o un sobrecito de estabilizante.

Salsa de caramelo o toffe
150gr  de azúcar
2 ó 3 cucharadas de agua
200 gr  de nata a temperatura ambiente

Preparación:
Cubrir la base del molde con una capa de galletas, (sin remojarlas) como si fuese un puzzle. No importa que nos queden huecos.
Preparar la crema pastelera echando todos los ingredientes al vasoy programando 7 minutos, 90º, vel. 5.  Recién hecha, la vertemos en el molde. Cubrimos con otra capa de galletas, (esta vez…las puedes remojar con un poco de leche sóla o con neskuik o aromatizada con algún licor) pero sin pasarnos, tan sólo vuelta y vuelta, que aún queden firmes.

Reservamos la tarta en el frigorífico, mientras  preparamos el toffe.

Hacemos un caramelo con el azúcar y el agua, en una sartén removiendo continuamente,  cuando coja color, añadimos los 200gr de nata templada, poco a poco y sin dejar de remover. No echeis la nata a bocajarro, poco a poco, integrándola bien.
Cuando se haya integrado la nata y espese un poco, quitamos del fuego y dejamos que enfríar. Yo lo paso a  una ensaladera, donde podamos ir dando vueltas con una espátula para que ese “enfriamiento”, sea más rápido y espese más con el reposo.

Mientras enfría, montamos la nata.
Ponemos la mariposa en las cuchillas y echamos en el vaso la nata, el queso y el azúcar. Programamos velocidad 3 y medio pero sin tiempo, hay de estar atenta. (Podemos parar la máquina las veces que queramos para comprobar la textura)

Sacamos la tarta, cubrimos con la nata y alisamos. Volvemos a meter en la nevera. Cuando está el toffe frío, (muy espeso) lo vertemos sobre la capa de nata, movemos un poco el molde para que se extienda bien.
A la nevera de nuevo hasta la hora de servir.